Esta es la razón por la que el Ártico podría desencadenar la próxima pandemia

spot_img

Si el cambio climático desplaza hacia el norte el área de distribución de las especies de posibles vectores y reservorios virales, el Alto Ártico podría convertirse en "terreno fértil para las pandemias emergentes"

El calentamiento del clima podría poner a los virus del Ártico en contacto con nuevos entornos y huéspedes, lo que aumentaría el riesgo de “propagación viral”, según una investigación publicada este miércoles (19.10.2022) en la revista Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.

Los virus necesitan huéspedes como los humanos, los animales, las plantas o los hongos para replicarse y propagarse, y ocasionalmente pueden saltar a uno nuevo que carezca de inmunidad, como se vio durante la pandemia de COVID-19.

Hazen, el mayor lago del mundo

Los científicos de Canadá quisieron investigar cómo el cambio climático podría afectar al riesgo de propagación examinando muestras del paisaje ártico del lago Hazen.

Se trata del mayor lago del mundo situado totalmente al norte del Círculo Polar Ártico, y “era realmente distinto a cualquier otro lugar en el que haya estado”, declaró a la AFP el investigador Graham Colby, ahora estudiante de medicina en la Universidad de Toronto.

El equipo tomó muestras del suelo que se convierte en el lecho de un río para el agua derretida del glaciar en verano, así como del propio lecho del lago, lo que requirió quitar la nieve y perforar a través de dos metros de hielo, incluso en mayo, cuando se llevó a cabo la investigación.

Utilizaron cuerdas y una motonieve para elevar el sedimento del lago a través de casi 300 metros de agua, y luego se secuenciaron las muestras en busca de ADN y ARN, los planos genéticos y mensajeros de la vida.

“Esto nos permitió saber qué virus hay en un entorno determinado y qué huéspedes potenciales hay también”, dijo Stephane Aris-Brosou, profesor asociado del departamento de biología de la Universidad de Ottawa, que dirigió el trabajo.

“Terreno fértil para las pandemias emergentes”

Pero para averiguar la probabilidad de que saltaran de huésped, el equipo tuvo que examinar el equivalente del árbol genealógico de cada virus y huésped. “Básicamente, lo que tratamos de hacer es medir la similitud de estos árboles”, dijo Audree Lemieux, primera autora de la investigación.

Así, utilizando un algoritmo informático para contextualizar los virus con los animales, las plantas y los hongos huéspedes presentes en la zona, el equipo pudo calcular el riesgo de propagación viral: es decir, la capacidad de los virus de inundar nuevas especies huéspedes y seguir propagándose, como hizo el SARS-CoV-2 al pasar de las poblaciones de animales salvajes a los humanos.

Lago Hazen, norte de la isla de Ellesmere, Nunavut, Canadá Ártico.
Lago Hazen, norte de la isla de Ellesmere, Nunavut, Canadá Ártico.

“El riesgo de propagación aumenta con el deshielo de los glaciares, un indicador del cambio climático”, escriben los investigadores en el artículo publicado.

“Si el cambio climático también desplaza hacia el norte el área de distribución de las especies de posibles vectores y reservorios virales, el Alto Ártico podría convertirse en terreno fértil para las pandemias emergentes”.

Las genealogías similares sugieren que un virus ha evolucionado junto con su huésped, pero las diferencias sugieren que se ha producido un contagio. Y si un virus ha saltado de huésped una vez, es más probable que lo haga de nuevo.

Diferencias pronunciadas entre los virus y los huéspedes

El análisis encontró diferencias pronunciadas entre los virus y los huéspedes en el lecho del lago, “lo que está directamente correlacionado con el riesgo de contagio”, dijo Aris-Brosou.

La diferencia era menos marcada en los lechos de los ríos, lo que, según la teoría de los investigadores, se debe a que el agua erosiona la capa superior del suelo, eliminando organismos y limitando las interacciones entre los virus y los posibles nuevos huéspedes.

En cambio, éstos llegan al lago, que ha experimentado un “cambio dramático” en los últimos años, según el estudio, ya que el aumento del agua procedente del deshielo de los glaciares deposita más sedimentos. “Eso va a reunir a huéspedes y virus que normalmente no se encontrarían”, dijo Lemieux.

Los autores de la investigación advierten que no están pronosticando un contagio real ni una pandemia. “La probabilidad de que se produzcan acontecimientos dramáticos sigue siendo muy baja”, dijo Lemieux.

También advierten de que se necesita más trabajo para aclarar la diferencia que debe haber entre los virus y los huéspedes para crear un riesgo grave de contagio.

Cambio climático podría aumentar los riesgos

Pero afirman que el calentamiento del clima podría aumentar los riesgos si nuevos huéspedes potenciales se desplazan a regiones anteriormente inhóspitas.

“Podría ser cualquier cosa, desde garrapatas a mosquitos, pasando por ciertos animales, hasta las propias bacterias y virus”, dijo Lemieux. “Es realmente imprevisible… y el efecto de la propagación en sí es muy imprevisible, puede ir desde lo benigno hasta una verdadera pandemia”.

El equipo quiere que se realicen más trabajos de investigación y vigilancia en la región para comprender los riesgos. “Obviamente, hemos visto en los dos últimos años cuáles pueden ser los efectos del contagio”, dijo Lemieux.

Fuente: Bioguita

Últimas

spot_img
spot_img

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí