06/07/2020 Luciana Rubinska

“No hay ningún elemento para pensar que se trate de un crimen político” aseguró el Juez Carlos Narvarte, que investiga el crimen del ex secretario de Cristina Kirchner. Para el magistrado, no hay razón para que el caso pase a manos de la Justicia Federal, como exigió Juntos por el Cambio.

A las pocas horas de la aparición del cuerpo sin vida de Fabián Gutiérrez, la conducción de Juntos por el Cambio emitió un comunicado oportunista e irresponsable en búsqueda de sembrar una supuesta motivación política en el crimen del ex secretario de la actual Vicepresidenta. En una actitud miserable y antidemocrática, el macrismo se propuso un sólo objetivo: atacar la investidura de Cristina Kirchner. Ese plan incluyó que el titular de la UCR y ex Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, asuma el rol de Juez y sentencié: «Es un crimen vinculado al poder kirchnerista». El nivel de autoritarismo del líder del radicalismo responde a la lógica propia de un nostálgico de la mesa judicial que funcionaba durante el macrismo para “apretar” jueces e interferir en sus fallos.

Alberto Fernández no demoró en salir al cruce de los dirigentes de la oposición que platean dudas sobre el asesinato de Fabián Gutiérrez. El Presidente fue muy duro con quienes buscan manipular y tergiversar los hechos: “Es una actitud canallesca. Queremos saber qué sucedió con Fabián Gutiérrez, pero sólo insinuar que eso es motivo de la causa de los cuadernos y que el gobierno puede estar involucrado en eso, es una actitud tan miserable que es difícil de entender».

El comunicado que lleva la firma del PRO, la UCR y la Coalición Cívica dice que “Fabián Gutiérrez confesó en 2018 ante la Justicia haber sido testigo de los circuitos de corrupción del kirchnerismo”. Fue la abogada Graciana Peñafort quien se encargó de derribar el relato ficticio que, con Patricia Bullrich a la cabeza, pretenden instalar: «Fabián Gutiérrez no aportó ninguna prueba decisiva y nadie fue preso por su testimonio», expresó la directora de Asuntos Jurídicos de la presidencia del Senado. En esa línea, el Gobierno aclaró que “Fabián Gutiérrez no era un testigo protegido”. El Ministerio de Justicia de la Nación explicó que “ni Gutiérrez ni ninguna autoridad judicial requirieron su protección».

No conformes con el comunicado, Juntos por el Cambio convocó a su periodismo militante para que inunden los contenidos de los medios de comunicación de falsas hipótesis en torno a la muerte del ex secretario de Cristina Kirchner. A las especulaciones absurdas de los voceros “M” de turno, se sumó el ejército de trolls macrista comandado por Marcos Peña que montó una campaña repleta de difamaciones en redes sociales.

La cobertura del crimen de Fabián Gutiérrez dejó en evidencia el regreso del “periodismo de guerra”, aquel que confesó el periodista Julio Blanck haber aplicado Clarín con el kirchnerismo. Un método extorsivo que pretende distorsionar la realidad y construir otra, paralela, al servicio de los amigos de la corporación mediática. No es casualidad que el día después de conocerse el fallecimiento de Gutiérrez, los diarios Clarín y La Nación elijan la MISMA tapa: “Conmoción por el asesinato del ex secretario de Cristina”. La finalidad es clara: responsabilizar desde algún lugar al actual Gobierno del crimen.

Los esfuerzos de la oposición y sus medios amigos por distorsionar los acontecimientos en torno a la muerte de Gutiérrez responden a la necesidad imperiosa de que el crimen del ex secretario de Cristina ocupe un lugar preponderante en la agenda mediática y en la opinión pública. Esta urgencia se produce en pleno avance de la causa de espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos. Una investigación que desenmascara la asociación ilícita que funcionaba entre el gobierno, la prensa amiga, la justicia y los servicios de inteligencia entre 2015 a 2019. Cada día, la causa suma nuevas víctimas. La ronda de indagatorias sigue y el expediente suma testimonios que comprometen a importantes ex funcionarios del anterior Gobierno. Todos los caminos conducen a Macri y es el propio ex Presidente quien está seguro de no poderlo evitar.

Comenta esta noticia

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí