junio7 , 2023

Avistan extrañas luces rojas que brillan en el cielo del desierto de Atacama en Chile

Relacionadas

Manuel Cornejo será juzgado desde el 12 por peculado

Del 12 al 30 de junio próximos se llevará...

Los desvios de este 7 de junio en el centro salteño

El 7 de junio de 1821, el General Martín...

La CGT por el derecho a la protesta: se reunió con el Gobernador

Gustavo Sáenz se reunió con miembros de la Confederación General...

Alerta sanitaria: en el área de internación crítica pediátrica

El último fin de semana se incrementaron notablemente los...
spot_img
spot_img
spot_img

Compartir

El Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) ha revelado el lunes (22.08.2022) una impresionante imagen del cielo estrellado del desierto de Atacama -Chile-, en la que se observan extrañas luces brillantes conocidas como espectros rojos o “duendes rojos“.

Estas luces brillantes son descritas como una forma de rayos a gran escala que se generan muy por encima de las nubes de tormenta, descargando electricidad en lo alto de la atmósfera de la Tierra a una altitud de entre 50 y 90 km.

Asimismo, este tipo de destellos rojos suelen desencadenarse a una altitud mucho mayor que la de los rayos comunes, son más fríos que los rayos blancos que solemos ver y parecen mucho más débiles.

Recién se creyó en su existencia en 1989

A pesar de que han sido fotografiados y filmados varias veces, incluso por astronautas y pilotos, los espectros rojos son un fenómeno poco ocurrente y muy difícil de ver.

Durante muchos años se negó que fueran reales. De hecho, muchas personas usaron estos avistamientos para crear cuentos y teorías populares. Recién en 1989 unos científicos estadounidenses consiguieron la primera evidencia fotográfica que probaba su existencia.

Un lugar especial para avistar este tipo de fenómenos

Los “duendes rojos” se pueden apreciar en esta imagen al costado inferior derecho, en el horizonte. Esos tonos verdes en el fondo de la fotografía también son reales: se trata de otro fenómeno conocido como luminiscencia nocturna (airglow, en inglés).

En su descripción, ESO explica que durante el día, la luz solar desprende electrones del nitrógeno y el oxígeno presentes en la atmósfera de la Tierra y, por la noche, estos electrones se recombinan con los átomos y las moléculas, haciendo que brillen con esta tonalidad verde.

La fotografía fue capturada desde el Observatorio La Silla, con el Telescopio de 3,6 metros, en medio del desierto de Atacama. En vista de su gran altitud y ausencia de la contaminación lumínica, este es uno de los puntos más privilegiados del planeta para capturar fenómenos de la naturaleza tan inusuales como estos.

spot_img