marzo28 , 2023

7 consejos que debes tener en cuenta para terminar el año de manera exitosa

Relacionadas

“Nosotras movemos el mundo” tendrá su cierre este miercoles

Carrique destaca el ciclo de cuatro años de vida...

Tránsito complicado en Salta: cortes y manifestaciones

Hoy martes, habrá cortes y movilizaciones por el...

Una empresa argentina apuesta a las energías limpias para salvar al planeta

El calentamiento global por la acción humana es un hecho sobre...

Se presentarán el martes 28 las actividades para Semana Santa

Desde el Ministerio de Turismo y Deportes de la...
spot_img
spot_img
spot_img

Compartir

Por favor! No veo la hora que este año se termine” es una de las tantas expresiones de deseo que escuchamos a esta altura del año. Así es como mucha gente le huye al famoso “balance” de fin de año ya que, generalmente, nos llena de frustración

Por esta razón, hoy te traemos siete tips prácticos que nos ayudarán a terminar el año de manera exitosa.

Escribir a mano un cuaderno personal

1. DEJA ATRÁS LAS EXPERIENCIAS NEGATIVAS DEL PASADO

No lleves registros de las malas situaciones que transitaste. Esto no significa negar que hayan existido, simplemente que las dejes donde están: en el pasado. Lleva sí el aprendizaje de lo que cada una de ellas te dejó. Solo vos tenes el poder de capitalizarlas. Recuerda que el día de ayer, terminó anoche.PUBLICIDADhttps://d80945d4d95a9e4740c809c48017e72e.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

2. RE-SIGNIFICA

Así como es cierto que “lo que pasó, pasó” y no poseemos capacidad sobrenatural alguna para modificarlo, así también disponemos del gran poder de re-significar cada acontecimiento de modo que la lectura juegue a nuestro favor. Ese poder es algo así como “elegir el subtitulado” de cada momento experimentado.

3. ACEPTA LO SUCEDIDO

Lo que resistes, persiste. Aceptación no significa negación, resignación o menosprecio de lo sucedido. La aceptación de lo que pasó es “hacer las paces” con el pasado.

Esa paz te permitirá conectarte con ese mismo pasado pero de una nueva manera, sin resentimientos ni rencores. Te permitirá conectarte con el presente, con tu aquí y ahora. Además podrás conectarte con tu futuro de una manera esperanzadora. color

Tu presente necesita las raíces del pasado y las ramas del futuro. Acepta lo sucedido, haz las paces con el pasado y caminarás sin lastre alguno.

4. DATE PERMISO PARA VOLVER A SOÑAR

Un sueño es una fotografía del futuro, una imagen mental de algún área de tu vida (salud, familia, trabajo, finanzas). Para proyectarte resultados allí, no necesitas vista, necesitas visión. Tu vista sólo te conecta con el presente.

El primer paso para diseñar futuro es no quedarte en el pasado ni conformarte con el presente. Tu comodidad actual puede ser el mayor enemigo de tu futuro. Deja de mirar lo que ves y comienza a mirar lo que quieres tener; deja de hablar de lo que no quieres, para hablar lo que sí quieres.

5. ELIGE SIEMPRE LA PAZ

No siempre puedes elegir lo que te pasa, pero siempre puedes elegir la actitud frente a lo que te pasa. Recuerda que no vemos las cosas como son, sino como somos y como nos sentimos. Tu estado emocional, como te sentís ahora mismo, influirá al momento de hacer tu balance.

Al mirar tu pasado puedes elegir paz o culpa. Cuando miras tu presente puedes elegir paz o quedarte dónde y cómo estás. Al mirar tu futuro puedes elegir paz o preocupación. Vos elegís. Es tu vida, tu pasado, tu presente y tu futuro.

6. SÉ AGRADECIDO

La gratitud despierta un nuevo nivel de conciencia que trasciende las barreras físicas, de tiempo y de espacio. Quizás tu mente te diga “no hay motivos para agradecer”, déjate llevar más por la intuición que por la razón.

Conecta con la gratitud independientemente de lo que haya sucedido o esté sucediendo. Si el recuerdo es positivo, repite varias veces “gracias”, si el recuerdo es amargo, no agradezcas “por lo vivido”, agradece que “en lo vivido” pudiste… supiste… lograste… Ser agradecido depende más de la actitud que de las circunstancias.

7. ACTITUD Y ALTITUD

El resultado de tu balance depende directamente de tu actitud -ese sentimiento interno que se traduce en comportamientos externos- y de tu altitud, la perspectiva que elijas para revisar tus experiencias

spot_img